4 errores estilo «El Piojo» que todo CEO debe evitar