Razones por las que no te están contratando

El proceso de búsqueda de empleo es difícil. No sólo es difícil en la búsqueda de superarse profesionalmente, es difícil para la autoestima también. Cuando has enviado decenas de currículos y te presentas en múltiples entrevistas, todo sin éxito, es difícil no desanimarse. En este punto, puedes comenzar a racionalizar tu falta de empleo y dejar culpar a las influencias externas: “Es un mercado difícil en este momento”, “actualmente no hay muchas oportunidades en mi campo”, “hay demasiada competencia por muy pocos trabajos”. Pero la verdad es que hay personas contratadas en su campo. Incluso si el mercado es difícil en este momento, es muy probable que hay algo que está haciendo (o no haciendo) para disminuir sus posibilidades de ser contratado. Aquí hay varias razones por las que no puedes obtener el trabajo.

1. No estás siendo proactivo

¿Estás esperando que el trabajo perfecto caiga en tu regazo? Los solicitantes de empleo exitosos saben que necesitan estar proactivamente buscando puestos de trabajo. ¿Tienes las habilidades necesarias para el trabajo de tus sueños? Si no, toma un curso en línea para actualizar tu nivel de habilidades. ¿Estás bien conectado en tu campo? Si la respuesta es negativa, asiste a los grupos o eventos de redes de la industria.

2. Reflejas tu falta de pasión

Si te encuentras aplicando para posiciones que no te motivan, no te sorprendas si los empleadores potenciales perciben esta falta de pasión. Los empleadores saben que las habilidades siempre se pueden enseñar, pero que la pasión está ahí o no está. Si estás verdaderamente entusiasmado con un trabajo, asegúrate de transmitir esto en su carta de presentación y entrevista. Explica las razones para querer la posición, y comparte las ideas que te entusiasmarían explorar si consigues el trabajo.

3. No te estás vendiendo bien

Si alguna vez en la vida, debes venderte a ti mismo, es cuando estás buscando empleo. Si no transmites claramente tus habilidades, conocimientos y educación, no es culpa de nadie sino tuya si no consigues el trabajo. Hay una línea fina entre ser arrogante y tener confianza en ti mismo, así que asegúrate de que estás siempre templando tu confianza con humildad. Compartiendo logros pasados transmites orgullo en su trabajo, pero ten cuidado en medir tus palabras y no verte “presumido.”

4. Su curriculum vitae o CV no muestra su valor real

Tu curriculum vitae es la primera puerta es lo que dará pie a la entrevista. Si no muestras con precisión tu idoneidad para el trabajo, nunca tendrás la oportunidad de impresionar en una entrevista. Algunas prácticas recomendadas para crear un curriculum vitae incluyen: Manténlo corto (algunos expertos recomiendan sólo 600-700 palabras). Enumera todas las habilidades y trabajos relevantes. Modifica tu currículum para cada posición resalte, especialmente si tuviste varios logros.

5. Estás proyectando la imagen equivocada

La entrevista es tu única oportunidad de impresionar a un empleador potencial. ¿Está haciendo alguna de las siguientes acciones, que podrían enviar una impresión equivocada?

Llegar demasiado temprano o demasiado tarde.

Vestir de manera inapropiada (mejor errar por el lado de ser demasiado elegante).

Bromeando demasiado o siendo sarcástico (hay un momento para el sarcasmo, ¡pero ese momento no es durante una entrevista!)

Preguntas sobre el salario demasiado pronto en la entrevista (deja esto hasta el último).

No muestras ninguna personalidad.

Aparentas ser aburrido o desinteresado durante la entrevista.

Si ha estado buscando empleo por un tiempo, puede ser el momento de dar un paso atrás y preguntarte qué podrías estar haciendo mal. Si eres bastante valiente, envíale un correo electrónico a un entrevistador pasado y pregúntale por qué no te quedaste.  Aunque la verdad puede ser dura, puede ayudarte a largo plazo.