Pequeños consejos para incrementar tu productividad en la oficina

Existen los grandes consejos para llevar adelante los grandes proyectos, pero también existen algunos pequeños que nos sirven para lograr un mejor día-a-día y, por supuesto, llegar a concretar esos grandes negocios.

¿Cuáles son los pequeños actos que pueden hacer más llevadero tu día y lograr que seas más productivo?

Esta es una lista:

1.- Toma mucha agua

Sabemos que el agua es muy buena para la salud y hay que tomarla en buenas cantidades. El hecho de tomar agua (ojo: no refrescos, no jugos, no café, simple y sencilla agua) nos ayuda a tener más energía.

Algún aguafiestas podría decir que tomar mucha agua nos hace tener que ir muy seguido al baño. aunque no lo creas esta es una bendición: cada viaje al baño es una oportunidad para quitar los ojos del monitor de la computadora aunque sea por un pequeño lapso, de estirar nuestros músculos y de quitar, radicalmente, el trabajo de nuestra mente al concentrarnos en otros asuntos.

2.- Apaga las alarmas

Todos estamos hiperconectados hoy en día y nos gusta enterarnos de todo cuanto pasa en nuestras redes. Sin embargo algo que puede asesinar literalmente la productividad es el distraernos con temas ajenos y fuera de lugar.

Apaga tu WhatsApp, tu Twitter y tu Facebook, olvídate de Instagram y de los mensajes vía telefónica. establece una veda a toda esta información, por las horas en las que te tienes que concentrar y abócate a ello.

Te aseguro que el mundo no se detendrá si tardas un par de horas en responder ese mensaje.

3.- Juntas cortas

Las juntas son los monstruos más voraces cuando se trata de asesinar a la productividad.

Muchas veces es necesario juntar a un grupo de personas para analizar una situación o tomar una decisión, no lo niego, sin embargo está demostrado que las juntas que duran más de 20 minutos dejan de ser productivas.

Cada junta deberá de realizarse con una minuta precisa y sus puntos se deberán abordar de manera rápida y efectiva. Antes de convocar a cualquier reunión lo mejor que se puede hacer (y muchos lo agradecerán) es comprobar que los temas a tratar realmente necesiten ser llevados a una mesa de juntas.

Si nuestro tema se puede soucionar con el correo electrónico o con llamadas telefónicas, lo mejor es recurrir a estos medios.

4.- Acaba con las tareas más desagradables cuanto antes

Al igual que los alimentos que no nos gustan, si primero te los comes, podrás disfrutar del resto de la comida con mucho placer.

Embárcate en las tareas que menos te gustan y que son más aburridas en un principio para dejar para después las más agradables.

También te puede interesar:  10 consejos para contrarrestar un mal ambiente laboral

No te vas a arrepentir.

5.- Desconéctate del mundo

En otros espacios hemos hablado de la importancia de estar informado. Sin embargo, a la hora que requerimos de toda la concentración lo ideal es olvidarnos por un rato de noticias y eventos.

Lo ideal es que, si uno es adicto a la información, ésta la guardemos para nuestros momentos de relajación o cuando es necesario distraer un poco la mente.

A menos que ocurra algo realmente significativo, el flujo de noticias permanecerá prácticamente igual si te alejas de éste por algunas horas.