Los 8 pasos para iniciar tu propio negocio

¿Alguna vez has pensado en hacer tu propio negocio?

Sobre el papel suena muy fácil, pero… ¿Cómo se le hace para tener un negocio propio?

Luego de mucho leer y de investigar hemos dado con los pasos básicos para comenzar un negocio. Por supuesto que no son todos, sin embargo pueden servirte para darte una idea de cómo empezar ese proyecto al que tanto le vas a invertir.

Conócelos y aplícalos:

  1. Selecciona el nombre correcto de tu negocio y… ¡regístralo! Muchos dejan esto para después y es un grave error. Nunca sabes si podrás disponer del nombre, o si alguien se te adelantó para apropiarse de él.
  2. Crea un logo para tu marca y establece su identidad. La mejor manera de decirle al mundo que tu empresa es seria y se preocupa de la imagen que da a los consumidores.
  3. Define tu segmento así como una propuesta de ventas única. De esta manera te diferenciarás de la competencia y podrás concentrarte en los clientes que quieres.
  4. Desarrolla un plan de negocios REAL. Pon por escrito la inversión que requieres, la forma en la que desarrollarás tus productos, los tiempos en que saldrás al mercado y todo lo que requieres sin olvidar, que esto debe de ser lo más apegado a la realidad posible.
  5. Crea tu plan financiero de cómo vas a gastar cada centavo de la inversión necesaria para arrancar un negocio. ¿Tienes socios? Este plan es fundamental para eliminar posibles conflictos a futuro.
  6. No te olvides de la mercadotecnia. Tus prospectos de clientes se tienen que enterar que existes. Busca la mejor manera de llegar hasta ellos: redes sociales, tarjetas, volantes y toda esa promoción accesible para negocios pequeños.
  7. Invierte en un sitio electrónico profesional. No escatimes, si no estás en Internet simplemente no existes. Es preferible tener un sitio estático y sencillo que no tener nada. Busca promociones, descuentos y servicios en los que tú puedes crear tu propia página.
  8. Utiliza la tecnología a tu favor. Adquiere y utiliza las herramientas y apps disponibles para manejar, administrar y sacar adelante tu negocio. Aunque parece un gasto, te puede ayudar a disminuir el tiempo utilizado para labores no tan creativas.