La resistencia de los millennials al homeoffice

Sin duda el home office ya no es nada nuevo. Si bien hace apenas unos cuantos meses atrás este modelo de trabajo era la excepción hoy se ha convertido en una norma.

Ahora no sólo las empresas han encontrado las ventajas alrededor de este formato de empleo, los propios trabajadores parecen estar, cuando menos en promedio, interesados en esta forma de trabajo.

Así lo indica un nuevo reporte entregado por LinkedIn, el cual indica que a nivel mundial las búsquedas de trabajo que involucran trabajo remoto han aumentado en 60 por ciento a nivel mundial desde marzo.

En el caso particular del mercado mexicano, se preve que las vistas a ofertas laborales que promueven el home office son 3.72 veces más altas ahora, en comparación con marzo, y las solicitudes para estos puestos han aumentado en 287 por ciento.

El movimiento de las empresas, se ha orientado a la misma línea. De acuerdo con los hallazgos de la red profesional, las vacantes que ofrecen empleo no presencial son 2.89 veces más altas, lo que representa un aumento del 189 por ciento desde marzo.

Home office a la mexicana 

A decir de las empresas, los tres principales beneficios de esta modalidad de trabajo son menos tiempo y dinero asignados a los desplazamientos (74 por ciento), aumento de la responsabilidad individual (53 por ciento) y mejor equilibrio entre la vida personal y laboral (48 por ciento), según datos publicados por Statista.

No obstante, la realidad es que para las empresas llevar a buen puerto un modelo de trabajo desde casa no es nada sencillo, si consideramos la diversidad de las plantillas laborales en donde los niveles de adaptación al entorno digital pueden variar de manera importante cuando se hace un corte por generación.

Lo cierto es que por irónico que parezca son las generaciones más jóvenes están teniendo mayores problemas para adaptarse al home office.

A pesar de que los millennials y Generación Z son por definición digitales, la realidad es que los empleados de este segmento parecen no estar del todo contentos con el trabajo remoto.

En principio es justo reconocer que ahora mismo, en el mercado laboral mexicano, cinco generaciones diferentes de empleados se vieron obligados a adaptarse a programas de home office.

Baby Boomers, los que mejor se adaptan 

Con este escenario de antesala, resulta integrante reconocer que para aquellas generaciones más jóvenes, adaptarse al home office ha resultado especialmente complicado. De hecho, y a pesar de que por años el trabajo remoto fue una demanda entre los empleados de menor edad, ahora son justo quienes piden regresar a la oficina.

También te puede interesar:  ¿Ya conoces las mejores oficinas virtuales de la CDMX?

De acuerdo con la “Encuesta de la Generación Z” del Workforce Instituto de Kronos, a pesar que 29 por ciento  de estos trabajadores se identifican como “la generación digital”, 44 por ciento prefiere trabajar con su equipo de compañeros en persona.

Esta tendencia se replica en lo que concierne a la generación millennial, misma que además encuentra especiales complicaciones con la naturaleza actual del mercado labora.

A decir de un estudio de Deloitte, 46 por ciento de los millennials dijeron que la naturaleza cambiante del trabajo puede hacer que sea más difícil de encontrar o cambiar de trabajo.

Contario a lo que podría imaginarse, la realidad es que las generaciones con más experiencia son las que están logrando adaptarse con mayor facilidad a las nuevas condiciones.

Etapas de vida, la razón

DE esta manera, una investigación de Estudio de Espacios de Trabajo de Gensler indica que as generaciones como los Baby Boomers y Generación X, a pesar de que gran parte de su vida han trabajado en oficinas, son lo que mejor se están adaptado y los mejor están aceptando el home office.

Lo anterior se relaciona especialmente con las condiciones y estilos de vida propios de las etapas de vida que experimentan cada una de estas generaciones. 

Mientras los Baby Boomers y Generacion X están en una etapa madura en la que sus preocupaciones giran prácticamente alrededor de ellos mismos, además de vivir en espacios relativamente tranquilos, los empleados más jóvenes comienzan a experimentar la paternidad o bien, viven en espacios compartidos que dificultan las labores de home office.

“A diferencia de ellos (Generación X y Baby Boomers), millenials y Generación Z, manifestaron mayor necesidad de regresar a los espacios corporativos, en gran medida a las condiciones de vivienda, pues en muchas ocasiones viven en lugares compartidos o muy reducidos y algunos de ellos tienen hijos pequeños o lugares poco acondicionados para el home office”, dicta el estudio.

Estos hallazgos son especialmente relevantes en un momento en el que miles de empresas buscan adaptarse a la nueva normalidad y aunque es cierto que esta realidad demandara mucha capacitación en términos de nuevas tecnologías, la realidad es que la combinación entre este aspecto y la experiencia de las generaciones más longevas podría ser punto critico para salir del bache generalizado que todos atravesamos.