La crisis de los cuarenta, la crisis adolescente a nivel profesional

Alrededor del 77% de los empleados a nivel mundial creen que llegar a los 40 va a “cambiar su relación con el trabajo.” Entre el miedo al fracaso y la necesidad de creatividad, una explosión se produce inevitablemente. Por eso se le compara con la crisis de la etapa adolescente, un periodo de transición, miedos, y sobre todo toma de decisiones.

Esto es de acuerdo a una encuesta realizada por Opinion Way, llevada a cabo en octubre pasado en un panel de mil empleados. De acuerdo con esta encuesta,  aproximadamente el 77% de los empleados creen que la transición a la mitad de su vida cambia su relación con el trabajo. Esta es la edad en la que cualquier decisión es mucho más significativa y afecta a otros factores de nuestra vida.

¿Cómo se traduce esta crisis de la edad de los empleados?

Para los empleados entrevistados, el cambio se manifiesta a los cuarenta años, porque se produce una nueva evaluación: nueva atención a sí mismos y a otros, por tanto, existe una mayor conciencia. “Habría una especie de auto-conciencia, un tono existencial que desencadena el deseo de nuevos y mejores proyectos”, dice el sociólogo Ronan Chastellier, experto en sociología del trabajo. 

Esta explosión se refleja de diferentes maneras: si el 20% de los empleados desean probar un nuevo proyecto, el 19% dice hacer menos concesiones y el 10% quiere cambiar de compañía. Mientras que el 30% de los empleados se sienten bien acerca de ellos, admiten algunos errores con la experiencia, por lo que la madurez los lleva a sentirse cómodos en donde están.

El aburrimiento en el trabajo, ¿el nuevo mal del siglo?

Entre el miedo al fracaso y la necesidad de la creatividad, la cuarentena; por tanto, se desarrolla de manera diferente. Pero existe una certeza común: la mitad de los empleados encuestados creen que el aburrimiento en su profesión reafirma el fracaso de su vida profesional. Un 28% dice que su vida profesional fracasó si a los 40 no ven oportunidades para el desarrollo. “En nuestro tiempo, el aburrimiento en el trabajo es un flagelo”, asegura Ronan Chastellier.

Cuando el trabajo pierde el sentido

Sin embargo, los resultados de la encuesta de Opinion Way no se sienten potencialmente amenazados por las nuevas generaciones. Cuarenta años representan también las consideraciones de edad y pasiones; por ejemplo, la fantasía que tienen de no tener que vigilar su cuenta bancaria (40%) y, finalmente, se sienten exentos de desempleo (21%), pero al tiempo que desean poner pasión en su vida, sin contar el trabajo. El 17% de los empleados quieren vivir su pasión a través de su trabajo. El juicio social también tiene un lugar importante: se desarrolla un complejo si no son dueños de su vivienda (13%) ¡y si no ganan tanto como sus familiares (11%)!