Errores que se cometen al emprender

1- No tener suficiente información sobre la actividad que ejecutamos

Esto significa no haberse preocupado por obtener la necesaria información sobre las condiciones del mercado, la competencia, la rentabilidad, etc. Cuanta mayor información podamos recaudar (antes de iniciar un proyecto) será mejor. Preguntas del tipo “¿quiénes son los competidores?” “¿cuáles son los potenciales consumidores?” “¿Cuál será la rentabilidad y en cuánto tiempo se obtendría?” “¿Cuáles son las trabas legales para iniciar el proyecto?” son muy importantes. Por ende, siempre hay que tener claro que conviene hacerse las preguntas adecuadas a la hora de emprender.
2- No tener constancia ni disciplina

Como con cualquier otra actividad, para emprender debemos ser perseverantes, tener empeño y disciplina; caso contrario abandonaremos la actividad a las primeras de cambio. Si usted no es una persona constante mejor ni se moleste en tratar de emprender.
3- Creer que hay que tener dinero inicialmente para invertir

Aunque si bien es cierto que tener dinero no perturba, para invertir no necesariamente debemos disponer de dinero en nuestro bolsillo inicialmente. Si requerimos dinero, podemos pedir un crédito a un banco o un préstamo a algún amigo. Porque lo que más valen son las ideas. También podemos emprender e invertir online, y esto no requiere necesariamente de dinero; lo que nos lleva al siguiente punto.
4- No saber que el tiempo y el esfuerzo que dedicamos a los proyectos vale tanto o más que el dinero

Recuerde, “Time is Money”; si usted ha trabajado bajo relación de dependencia alguna vez sabrá que en la mayoría de los casos (más que el conocimiento en si mismo) lo que fundamentalmente está usted vendiendo es su tiempo de vida. Por lo tanto hay que darle valor al tiempo que empleamos en nuestros proyectos.
5- Descuidar el producto, servicio o actividad en la que nos desempeñamos

Este es un punto de vital importancia; debemos tener especial cuidado con la calidad del servicio, producto o actividad en el cual nos desempeñamos, porque de no hacerlo, el consumidor lo descartará por defectuoso y la competencia aprovechará nuestros errores y hundirá nuestro proyecto totalmente en el corto, mediano o largo plazo. Por eso, si vamos a hacer las cosas, hagámoslas bien!
6- Creer que el dinero que producimos es la medida ineludible del éxito de nuestro proyecto

El dinero no lo es todo en la vida, tampoco en los negocios. Por ello debemos hacer que producir dinero no sea lo primordial en nuestro proyecto; ya que lo primordial debe ser crear calidad y un valor agregado a la sociedad; es decir, que nuestro proyecto aporte servicios o productos de calidad y que sean deseados por los consumidores; el dinero vendrá en forma segura luego de eso. No significa esto que no obtendremos dinero con nuestros proyectos, sino que debemos preocuparnos primero por hacer las cosas bien y el dinero luego llegará solo; como una consecuencia de haber hecho las cosas en la forma correcta.
7- No saber que por acción u omisión sus proyectos pueden tener éxito o fracasar

También te puede interesar:  Networking: Cuánto más grande, mejor

Que usted se haya convertido en emprendedor y esté desarrollando un proyecto no significa que tendrá allanado el camino al éxito; muy al contrario; debe saber que es posible que consiga el éxito, pero todo dependerá de la dirección que le dé al mismo, es decir, de las decisiones que tome o deje de tomar en cuanto al mismo. Sepa que su proyecto puede llegar al éxito o al fracaso tanto por las decisiones que tome, como por aquellas que no tome. Todo se basa en tomar las decisiones correctas en su debida oportunidad.
8- No reinvertir lo producido

Cuando usted empieza a ganar dinero con su proyecto debe invertir una parte del mismo en seguir generando servicios o productos de calidad; caso contrario, su negocio estará condenado al fracaso.
9- No motivar lo suficiente a nuestro equipo de trabajo

Ya sea que trabaje con asociados -o bien que tenga empleados- debe mantener motivado a su equipo de trabajo y orientado al logro, esto le permitirá al mismo alcanzar el éxito. Ahora bien, ¿cómo hará esto? Eso ya dependerá de usted, pero es importante que tenga bien en cuenta el factor motivación.
10- No cultivarnos intelectualmente

Cuando nos convertimos en emprendedores conviene que nos convirtamos en ávidos lectores de literatura financiera y de todo tipo, esto nos permitirá elevar nuestra cultura general y empresarial. También tomar por afición el practicar ciertos juegos, como pueden ser el ajedrez, el poker o el dominó pueden ayudarnos a ser mejores tomadores de decisiones y a adquirir mayor cultura en los negocios.