Emprender es cuestión de suerte, ¿será verdad?

Muchos factores son los que pesan a la hora de emprender, entre ellos, se necesita un poco de suerte para triunfar.

“La suerte se reparte a la seis de la mañana”. Esta frase se refiere, a que más allá de amuletos, augurios, supersticiones o rituales, el poder está en que todos podemos crear nuestra suerte trabajando.

Muy pocas veces cuando alguien triunfa hacemos referencia a su esfuerzo o trayectoria, más bien, adjudicamos todo al azar o a las coincidencias. “Qué suertudo, estuvo en el momento y lugar indicados”. Pero, ¿dónde quedan las caídas y la duda? Nadie toma en cuenta los sacrificios que tuvo que hacer la persona llegar hasta ese punto.

Aquí tres pasos para atraer la buena suerte, según Richard Wiseman, psicólogo inglés, quien en 1993 luego de diversos estudios intentó crear una receta para llamar a ese trébol de cuatro hojas que tanto nos hace falta.

El investigador sugiere que adpotemos los siguientes pasos para tener buena fortuna en la vida y los negocios:

  1. Mantén la mente abierta: la dedicación por alcanzar esa meta que trazaste timpo atrás en tu proyecto de vida, a lo mejor está haciendo que no veas tu entorno. Tal vez, tengas en frente tuyo la oportunidad de tu vida. Dales espacio a tus miedos, mantén la vista en alto y verás el mundo de forma distinta.
  2. Ver el lado positivo: toda tragedia trae una oportunidad. Quedarte estancado en lo que no salió, amenaza con echar para atrás tu vida. Porque te va a atrasar en todo lo demás (planes, actividades o nuevos proyectos). Tómate el tiempo para ver qué es lo has logrado, quién eres y cómo llegaste hasta aquí. No permitas que el fracso defina tu camino.
  3. Haz algo extraordinario: la rutina nos da estabilidad, pero también nos limita. Romperla puede hacernos conocer gente nueva y vendrán las oportunidades. No hay certeza de qué traerán estas experiencias, pero alguna puede llevarte a esa fortuna que tanto quieres.

Experimenta, rompe la rutina, atravete a ser diferente y libérate. Que quede claro, la suerte no se reparte, tú la generas con tu forma de vida.

Con información: http://www.entrepreneur.com