Diferencias principales entre ser jefe y ser líder

Seguramente alguna vez has tenido la mala experiencia de tener un jefe autoritario, o sin madera de líder, un jefe que no concuerda mucho con tu forma de ser, de pensar o de trabajar. Esto se debe principalmente a que no todos los jefes son líderes, existen diferencias esenciales que varían de un título o otro. Entérate de cuales son dichas diferencias.

El jefe ordena “aquí mando yo”, mientras que el líder piensa “aquí yo ofrezco un servicio”.  

El jefe impone su autoridad con argumentos, el líder da argumentos con su ejemplo.

El jefe puede llegar a inspirar miedo en sus subordinados, o inclusive rechazo en algunos, lo que origina lagunas laborales y mal ambiente. Por su parte, un líder le da la oportunidad a su gente de poder crear, de confiar en él, de acercarse con él cuando lo necesiten y los entusiasma a contribuir con el trabajo en equipo.

Si le temes a tu superior es porque tienes un jefe, si lo ves como una persona a la que admiras, se trata de un líder.

El jefe resalta más los errores que las virtudes de las personas; el líder se encarga de motivar a las personas y reconocer sus habilidades y logros por encima de sus defectos. 

 El jefe siempre ve su beneficio por encima de sus colaboradores y se acredita el trabajo de grupo, de lo contrario el líder reconoce el trabajo en equipo y ve por el bien de todos. 

El jefe no predica con el ejemplo y muchas veces exige que se haga un trabajo que él no sabe realizar, mientras que el líder es congruente con lo que dice, piensa y hace. 

El jefe sabe cómo funcionan las cosas, el líder siempre se dispone a enseñar a otros cómo se hacen.

El jefe nunca comparte el secreto de su éxito, mientras que el líder comparte cómo fue la experiencia que lo llevó a cosechar sus logros. 

 El jefe utiliza a la gente para concretar sus objetivos, el líder prepara a su gente para compartir sus objetivos. 

 Un líder hace de una persona ordinaria, una persona extraordinaria. Conoce perfectamente sus objetivos y su misión, esto le permite trascender y realizarse. Un líder le da sentido a la vida de sus colaboradores, les da un por qué y para qué vivir, los hace sentir elementos valiosos, los motiva, les enseña, los impulsa; en fin, es un arquitecto humano.