Conviértete en CEO cumpliendo con estos 5 hábitos

Si quieres convertirte en CEO, sólo tú puedes lograrlo, asegura Peter Cohan, consultor de estrategia y profesor de Babson College, asegura que para convertirte en CEO se debe llevar un trabajo 100% personal.

Una conclusión que surge después de que entrevistara a 300 directores generales como fuente para su libroHungry Start-up Strategy.

En concreto, Cohan afirma que si realizas los siguientes hábitos puedes llegar a ser un CEO.

1. Haz más de lo que tienes que hacer.

Si trabajas para otra persona, seguramente se te ha especificado un objetivo. Pero las personas que se convirtieron en CEOs no lo hicieron sólo por hacer lo que se esperaba de ellos, sino porque invirtieron más tiempo en mejorar sus organizaciones.

2. Crea y cultiva una cultura.

“Una de las tareas más importantes de un CEO es crear y cultivar la cultura de una empresa”, dice Cohan.

Si quieres convertirte en director general, debes entender cómo hacer eso. Para lograrlo podrías empezar por reflexionar las siguientes preguntas: ¿qué tipo de personas sobresalen? ¿Qué comportamientos llevan a conseguir las cosas? ¿Esos valores ayudan u obstaculizan el crecimiento de la compañía?

3. Elimina los obstáculos que impide que los demás tengan éxito. 

Los grandes CEOs sirven las personas que trabajan en su organización. Eso significa que no debes centrarte únicamente en tus propias necesidades. Si deseas mostrarle a los líderes de tu empresa que tienes potencial, empieza a pensar en cómo puedes ayudarle a otros a hacer su trabajo con mayor eficacia.

4. Coachea, no microgestiones. 

Los líderes que gestionan los pequeños detalles del trabajo de sus empleados terminan por desmotivarlos. Si aspiras a convertirte en CEO, tienes que entrenar a la gente para que encuentre la manera de lograr sus objetivos.

En lugar de decirles qué hacer, pídeles soluciones. Y anímalos a pensar en los pros y contras de ellas.

5. Si no amas lo que haces, renuncia. 

El CEO tiene que tener múltiples habilidades. Por ejemplo, tiene que ser bueno en la venta o la construcción de un producto. También debe comunicarse bien con muchos actores para estar seguro de que siguen los reglamentos y procedimientos.

La parte difícil es saber si encajas con los requisitos de ese papel. Para estar seguro de ello, puedes hacerte las siguientes preguntas: ¿Mi trabajo crítico para el éxito de la empresa? ¿Soy la mejor persona para hacer este trabajo? ¿Me gusta mi trabajo?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es no, encuentra a alguien más para el puesto.