Acciones para erradicar el “desánimo” en tu empresa

¿Has notado que tus trabajadores llegan tarde una o varias veces a la semana? ¿Has visto que tienen poca disposición y que no alcanzan sus objetivos mensuales?

Los expertos consideran si esto está pasando debes atacarlo antes de que se convierta en una “enfermedad crónica” que afecte a toda tu empresa.

Según datos de Estados Unidos, el ausentismo y las enfermedades vinculadas con la falta de motivación laboral ascienden a más de 250 mil millones de dólares al año.

En México no existe una cifra exacta sobre el costo de un trabajador desmotivado; sin embargo, se sabe que cerca de 4.5 millones de personas entre 20 y 40 años presentan algún tipo de depresión, muchas veces vinculadas por problemas laborales, lo cual merma su productividad hasta en un 40%, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Ante estas situaciones, ¿qué puede ser la empresa? Los especialistas explican que la última tendencia es cambiar el paradigma en sus trabajadores de que la felicidad o el éxito no sólo se centra en el dinero, sino que un factor que mantiene felices a los trabajadores es la elación de confianza, el  reconocimiento, un ambiente agradable y una comunicación.

Por ello, aquí te damos algunas recomendaciones de cómo darle ese “plus” a tus empleados para que se sientan parte de la empresa, disfruten lo que hacen y su productividad se vea reflejada.

1.- Reconocimiento

Es muy común que cuando hay un problema o alguien “falla en algo” siempre se llame la atención y ésta sería una acción un tanto lógica, pero ¿qué pasa cuando algo hacen bien y ni un “gracias” te dicen? Lo cierto es que se genera malestar por el nulo reconocimiento.

Múltiples encuestas revelan que los trabajadores más allá que una gratificación económica, lo que esperan de sus jefes es el reconocimiento de haber realizado un buen trabajo, máxime cuando se trata de un encargo especial o por salvar una cuenta que estaba casi perdida.

En estos casos, decir: “bien hecho”, “gracias”, “excelente”, “los felicito”, generan en el trabajador la imagen de que su trabajo se está valorando.

2.- Buenas ideas

Dejar que los colaboradores den a conocer sus ideas y valorarlas, permite que ellos quieren integrarse cada vez más a la empresa, en consecuencia tendrán la camiseta bien puesta.

Una reunión mensual para escuchar propuestas o un buzón de ideas que se revise periódicamente con ellos, puede hacerlos sentir valorados y de paso podría encaminar a la organización hacia nuevas formas de alcanzar sus metas.

3.- Home office

Permitir a tu equipo trabajar desde su casa puede ser otra forma de motivarlos sin tener que hacer uso de los recursos económicos de la empresa.

También te puede interesar:  El clima laboral influye directamente en la productividad de tu empresa

Ofrecer la posibilidad de trabajar desde casa en ciertas ocasiones hace ver al jefe como una persona “más humana” y que entiende las necesidades de sus empleados.

Además, disminuye el estrés laboral, y mejora su ánimo y compromiso tanto con la empresa como con sus responsabilidades.

4.- Días libres

Otorgar días libres resulta en ocasiones el mejor premio para los colaboradores, incluso más que un reconocimiento económico. Cuando se hayan cumplido los objetivos planteados, puedes generar una mayor motivación al regalarle más días libres de los que marca la ley –y adicionales a sus vacaciones, por supuesto–, para que los use como mejor les convenga.

5.- Flexibilidad de horarios

Hacerlos responsables de sus tiempos y de sus pendientes, los hace sentirse que existe la confianza necesaria para que puedan manejar sus tiempos para resolver algunos asuntos personales cuando se necesite.

Esta “prestación” los  hace al mismo tiempo comprometerse con la empresa, ya que los obliga a una reciprocidad.