5 razones para contratar a alguien que fue despedido

El primer pensamiento que puede venir a la mente de un reclutador sobre alguien que está buscando trabajo es que posiblemente era un “mal empleado”, pues de lo contrario, no estaría frente a su escritorio.

Sin embargo, expertos señalan que el que una persona esté desempleada no necesariamente es porque sea “deficiente”; incluso aseguran que hoy en día son múltiples los factores por los que están buscando un trabajo.

Suzanne Lucas, especialista con diez años de experiencia en recursos humanos, afirma que, de hecho, muchas de las personas desempleadas son buenos candidatos.

Agrega que una de las más comunes para que una persona esté desempleado es que simplemente se debió a una decisión de negocios.

Por esta razón, recomienda algunos puntos clave que debes considerar al buscar talento en gente que fue despedida:

  1. La genterenuncia a su jefe

No todo empleado que fue despedido hizo un mal trabajo. A veces, las circunstancias con sus jefes no eran la ideales. Por lo que no deberías rechazar a alguien sólo porque su antiguo jefe era de los malos.

  1. A veces el trabajo no era el adecuado

“Si contratas a Stephen King para planificar fiestas de niños, probablemente no sería una buena opción, ya que los pequeños nunca dormirían de nuevo”, dice Lucas. Y esto no quiere decir que Stephen King sea malo en el trabajo, sólo que es mejor para otras cosas. Sólo porque alguien falló en un trabajo no significa que va a fracasar en otro.

  1. La gente no aprende sin cometer errores

Una idea con la que concuerdan grandes CEOs (como Mark Zuckerberg), si no estás cometiendo errores, no estás tomando ningún riesgo. Los fracasos te acercarán al éxito, pues son portadores de grandes lecciones. 

  1. No encajó en la cultura

Encajar en la cultura de la empresa es indispensable para todo empleado. Pues de eso depende su desempeño. Y es normal que quien encaja en un lado no encaje en otro. No le quites la oportunidad a alguien sólo porque no congenió en el esquema de otra organización.

  1. Las segundas oportunidades generan resultados

Lucas admite que este punto se refiere un poco a la suerte. Pues contratar a alguien que ha tenido mala racha puede atraer entusiasmo y alegría a la empresa. Pero no sólo eso, alguien que fue despedido, valorará más el trabajo, pues no querrá atravesar esa situación de nuevo.

Por último, Lucas argumenta que no tienes por qué contratar a alguien sólo porque fue despedido. Necesitas investigar y asegurarte de que es una buena opción para tu negocio. Pero invita a los líderes a no descartar candidatos por la misma razón.

También te puede interesar:  La primer mujer en la dirección general de Nissan México

Fuente: http://mundoejecutivo.com.mx/