5 ideas para mantenerte positivo en el trabajo

La sobrecarga de trabajo, el mal humor, la presión y otros factores no contribuyen a adoptar la “actitud positiva” de nuestro día a día en el trabajo. Sin embargo, la búsqueda de fuentes de satisfacción es de suma importancia para su cumplimiento. Aquí está nuestra guía de supervivencia para trabajar tu positividad.

Cambiar tus hábitos por la mañana.

Lo que haces cuando despiertas por la mañana, es un reflejo de lo que te espera en tu día de trabajo. ¿Alguna vez te has despertado a media noche dándole vueltas a un pendiente de trabajo? ¡Deténte ahora mismo! Temprano por la mañana, trata de visualizar momentos agradables a lo largo de tu día: una reunión con un nuevo cliente, un almuerzo con un colega, la exitosa presentación para un nuevo proyecto, la copa de bienvenida de tu gestor, etc. Sin embargo, si el día se ve mal, hay que encontrar nuesros propios antídotos. Por ejemplo: ir a caminar unos minutos antes de la reunión de la mañana, tener un rico desayuno, tomar un café con un amigo antes de ir a su oficina, leer camino al trabajo o escuchar una canción que te haga sentir feliz.

Provoca un cambio.

Muchos empleados necesitan estar en constante innovación para mantener una actitud positiva. Si éste es tu caso, recuerda que debes anticiparse a los cambios. Salir de tu zona de confort para hacer frente al desafío, es una nueva forma de generar motivación. Los empleados tienden a estar en una posición de espera. Pero el cambio no sólo debe venir por parte del entrenador o compañeros de trabajo, hay que tener iniciativa.

Usa una perspectiva positiva a tus fracasos .

Si eres más del estilo de ver el vaso medio vacío, en vez de verlo lleno, es tiempo de aprender a ver las cosas con otra perspectiva. El poder de la mente es muy importante, por lo que, cuando creas que algo está perdido, en realidad no lo está. Nada lo está. Los chinos ven siempre las crisis como una nueva oportunidad, ¿nosotros por qué no? No existe un problema que no traiga para ti un regalo entre manos. Después de un fallo, lo positivo es ver los beneficios que esto puede traer  en el corto o medio plazo. Si acabas de perder una licitación por ejemplo, puede redirigir tu método y optimizarlo para, quizás, rectificar la próxima vez.

Duerme más.

Esta comprobado científicamente que una persona que duerme lo suficiente (lo ideal son ocho horas al día) tiene un mejor rendimiento y una mejor actitud durante el día. Dormir te relaja y hace que te levantes más revitalizado por las mañanas. No hay nada más incómodo que no dormir lo suficiente y empezar el día atado a la cama, sin ganas de levantarte e ir en busca de nuevas oportunidades.

También te puede interesar:  Historia y beneficios de las oficinas virtuales

Usa palabras significativas.

De acuerdo con el método Coué, la forma en que hablamos puede influir en nuestro comportamiento. En lugar de utilizar expresiones negativas, hay que intentar reemplazarlas por palabras más positivas. Si dices: “mi día va a ser horrible”, “no logramos llevar este proyecto a la final”, cámbialas por: “las cosas van a fluir mejor al rato” o “el problema que enfrentamos en este proyecto no es insuperable”. Esto no sólo le ayudará a mantener una actitud positiva sino también te ayudará a brillar en tu equipo de trabajo. La “actitud positiva” es contagiosa.