3 conceptos básicos de negocio que debes saber

Por más obvio que pudieran parecer, lo cierto es que si los desconoces o los olvidaste, nunca es tarde tenerlos en mente ya que son los pilares para una empresa exitosa.

  • Sólo hay dos tipos de negocio

Sólo hay dos tipos de negocio: transaccionales y relacionales. Los negocios transaccionales son aquellos que venden productos o servicios que son de “consumo duradero”. Se llaman así porque, en general, tienen ciclos de recompra muy largos. Por ejemplo: casas, automóviles, hospedaje de vacaciones, muebles para baño, materiales de construcción.

En tanto, los negocios relacionales son aquellos que venden productos y servicios de consumo rápido o inmediato. Aquí los clientes recurren a ellos con frecuencia y tienen ciclos muy cortos de recompra. Por ejemplo: salones de belleza, papelerías, farmacias, talleres mecánicos, cines, restaurantes.

  • Cuánto vale un cliente

El activo más valioso de cualquier tipo de negocio son sus clientes. Si nos referimos a un negocio transaccional obtener este valor es relativamente sencillo, pues casi cada venta que se logra corresponde a un cliente diferente.

Por ejemplo, una automotriz que vende 50 automóviles al mes es casi seguro que cada venta corresponda a un cliente.  Sin embargo, cuando hablamos de un negocio relacional, debemos de cuidar aun más a nuestro cliente, ya que el objetivo es que regrese y se convierta en un cliente constante.

Por ejemplo: una estética cuenta con 2 mil 500 transacciones al mes; sin embargo, es muy probable que haya clientes que acudan varias veces al lugar durante el mes.

Una forma de saberlo es crear una base de datos de los clientes y llevar un registro de cada visita por cliente y poder contabilizar cuántos clientes son recurrentes al mes.

  • Cuánto cuesta un cliente

Sin importar el tipo de negocio, siempre se hace una inversión constante en conseguir clientes, no importa que tu lema sea que “la mejor publicidad es de boca en boca”, lo cierto es que los negocios que no se anuncian también gastan en promoverse para conseguir clientes.

Algunas opciones son contratando vendedores o simplemente por abrir sus puertas al público, se está invirtiendo en promover el negocio.

Recuerda que hay que invertir recursos para obtener clientes, y que esa inversión es constante. Los empresarios exitosos valoran a sus clientes como un activo de gran importancia en su negocio.

Saber cuánto te cuesta conseguir un cliente, te demuestra lo peligroso que es perderlo.