3 buenas razones para tener una identidad corporativa

La identidad corporativa es la piedra angular de cómo nos van a conocer nuestros clientes. La base de la identidad es un nombre comercial o marca y un logotipo gráfico. Es la parte más importante, ya que una vez decidido esto,   toda la imagen de tu empresa  girará siempre en torno a estos elementos.

No se trata de utilizar tendencias y colores bonitos para diseñar una imagen, sino de concederle vida y personalidad a tu empresa, de darle sentido y ligar el concepto a los valores de tu marca. Por eso te damos 3 razones por las que debes de tomar en serio la identidad corporativa:

1. Posicionamiento
Una imagen bien desarrollada se queda en la mente del consumidor, el logotipo queda inconscientemente atrapado en su mente, al recordarla le da un sentimiento de armonía, en cambio una imagen mal diseñada puede hacer que parezca que lo que se ofrece es de mala calidad.

2. Transmite tus valores
Los ideales de la empresa son percibidos por el cliente y cada producto y/o servicio es portador de los valores de la marca.

3. Atemporalidad
El carácter que se ha forjado para tu empresa es único y original, las personas distinguen la marca sobre su competencia y la imagen se vuele atemporal, tu diseño no pasará de moda con el tiempo, al contrario permanecerá único.