1 de cada 3 empleados, se ha quedado dormido en reuniones

El 33% de 100 empleados encuestados, confesó haberse quedado dormido en plena reunión de trabajo; por lo menos una vez en su vida. Sin embargo, 98% de ellos piensan que las reuniones laborales son necesarias.

¿Por qué eres más propenso a quedarte dormido en una junta?

La respuesta es sencilla: tu cerebro se encuentra en un lapso de menos actividad, una especie de “break” en el que está oyendo lo que se dice pero no necesariamente está escuchando. El cansancio, la falta de actividad (si te toca escuchar en vez de hablar, o dar tu opinión al final) y la postura son la que le envían señales al cuerpo de que puede tomar un reposo.

No es de extrañarse cuando se sabe que un trabajador promedio gasta un promedio de 16 años de su vida profesional (alrededor de los 40 años) en una sala de reuniones. O bien, una media de 3 horas con 7 minutos en un día. Estas citas, sin embargo son consideradas necesarias por el 98% de los ejecutivos; aunque también son sinónimo de pérdida de tiempo para las tres cuartas partes de ellos. ¡Esta paradoja explica muy bien la tendencia de los empleados a dormitar durante este tiempo!

El mismo estudio laboral sacó otras conclusiones: se nota en particular que casi nueve de cada diez encuestados (88%) han sentido inútil su presencia durante una reunión de trabajo. Otra lección: tres cuartas partes de los encuestados admiten que no duermen, que avanzan sobre sus diversas ocupaciones (a menudo con el toque de un teléfono inteligente o tableta) durante sus reuniones. Por último, el 47% de los ejecutivos dicen que han inventado una excusa para justificar su ausencia en estas reuniones.

Dado que es difícil cancelar o evitar las reuniones, ¿cómo evitar quedarte dormido(a)?

Fácil: busca entretener siempre tu mente. Si tú no expones, o no te toca hablar, o sientes inútil tu presencia, llévate una tablet y adelanta ciertos pendientes, pero no dejes de estar atento a lo que se habla. Es aconsejable que, si la reunión es después de tu hora de comida y sufres del “mal del puerco”, podrías optar por una siesta de 20 a 30 minutos para descansar y recargar energía. Otra recomendación es que bebas café durante o por lo menos media hora antes de la junta. Si no te gusta el café, llévate agua, el agua oxigena el cerebro y ayuda a mantenerte más despierto. Sé participativo para que no pierdas el hilo de la temática y así evitarás que tu cerebro se sienta con la “libertad” de desconectarse.

También te puede interesar:  Productividad femenina